Un abrigo al año no hace daño

Aunque reconozco que el invierno tiene cosas muy especiales, siempre he preferido el verano. Soy de esas personas que se deprime cuando retrasan la hora y se emociona cuando la adelantan.

Una de las cosas que menos me gusta del invierno, es la ropa. La mayor parte del tiempo te lo pasas con un abrigo puesto y eso es un aburrimiento, seamos francos. Por eso, desde hace unos años, decidí combatir este pequeño error de la estación haciendome con un nuevo abrigo cada temporada de invierno y así poder tener una amplia gama donde elegir.

Este año he optado por uno de paño marrón. Casi siempre suelo pedirlos por navidad y dejo encargada a mi madre, pese a lo mal que lo pasa. El sistema es el siguiente: yo le enseño algún modelo parecido y le digo el color, luego la lanzo a los leones y ella se recorre todo Madrid en busca de algo parecido. Podría hacerlo más sencillo: busco el modelo exacto y le digo la tienda, pero me apasiona el factor sorpresa. Por su puesto, no siempre consigue el modelo que ya tengo en mente y en ocasiones cuando desenvuelvo el regalo creo que me va a dar un ataque al corazón, pero siempre acabo alegrandome de su elección. Este año tenía claro que quería un abrigo marrón (camel); el error fue que dije marrón, y eso, cuando tu madre ha trabajado con telas toda su vida es un grave error, o más bien una conjunción maravillosa de los astros, ¡ya que el que ella escogió es uno de los abrigos que más me gusta de mi armario!

-Abrigo de paño marrón, Zara-

IMG_7038.jpg

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s