Carta de mi “yo de los 20” a mi “yo de los 30”

 De pequeños intentamos pensarnos a nosotros mismos pasados unos años ¿Pero que le habría dicho tu “yo” a tu “otro yo” si hubierais tenido la ocasión de tropezaros?

Querida “Yo de los 30”,

Sé que últimamente has estado algo agobiada por llegar al final de ésta decada, pero más debiste preocuparte cuando entrabamos en los 20 y te contaré por que:

Empezaré por lo más obvio. Aunque tu y yo sabemos que nuestra piel nunca ha sido de porcelana, al menos ya no tomas Roacutan. Además de las espinillas que tu cuerpo producía por si solo, este medicamento generaba asquerosos granos, forúnculos, bultos, pústulas y golondrinos, acompañados de irritación y deshidratación en tu piel ¿Recuerdas ese viaje cuyas fotos no saldrán a la luz porque decidí depilarme el bigote mientras tomaba Raocutan? Teniendo en cuenta que por aquel entonces tu barbilla estaba sobredesarrollada y que tus cejas pasaron de ser una autopista a ser inexistentes, creeme…te han sentado genial los 30.

Eras tan indecisa, que te plantabas una falda encima de un patalón. Y Lo mismo ocurría con los cordones, que por no elegir un color llevabas uno de cada. No olvides las numerosas ocasiones en que viendo tus fotos pasadas has maldecido el momento en que mamá dejó de vestirnos.

Querida Yo, a tus 20: fumabas, no hacias deporte, y no eras capaz de acabar nada que empezabas. Olguita ¡No tenías nada claro! No sabías que estudiar, y mucho menos en que trabajar. A tus treinta tienes metas, objetivos. Tienes claras tus ideas y te ganas la vida haciendo lo que te gusta.

Has aprendido a diferenciar entre un colega y un amigo, a contarlos con los dedos de una mano, a no pedir peras al olmo y saber de quien esperar y de quien no vas a recibir. Guilla, has sabido quedarte con lo mejor y te has deshecho de lo que ya no te convenía.

Hace una década, te deprimias si llovía, llorabas los domingos y te encolerizabas por no tener desayuno. Ni que decir si un domingo te levantabas, llovia y no había desayuno. Hoy ya has aprendido a valorar cualquier día de la semana, a disfrutar de la lluvia con un buen vino y  has sabido encontrar un buen novio que baja corriendo a por el desayuno ❤

Si a pesar de todo esto, miras atrás y sientes que lo hiciste bien, no te preocupes más. Cierra los ojos y dejate llevar porque todo indica… que lo mejor está aún por llegar.

P.D: Feliz cumpleaños

Con cariño:

Untitled-1.jpg

Guardar