My kitchen in details

Blackbird singing in the dead of night
Take these broken wings and learn to fly
All your life
You were only waiting for this moment to arise.

-Lennon/McCartney-

Un día encontré un pájaro muerto en mi cocina.

IMG_9858

cuando todos se habían ido, empezó a cantar. Al principio lento, muy bajito; y cada vez más alto y con más fuerza. Parecía que se ahogara pidiendo auxilio, o simplemente una llamada para que alguien lo viera. De pronto el pájaro se puso en pie, y poco después comenzó a volar. Revoloteaba por toda la cocina, una lástima que lo hiciera cuando nadie lo pudo ver.

De repente se oyeron unos pasos y el pájaro se sintió caer, estaba de nuevo en el suelo sucio de la cocina. Se abrió la puerta y alguien entró con una escoba y un recogedor. El pájaro cerró los ojos pese al inmenso esfuerzo por mantenerlos abiertos.

Por un momento el pájaro resucitó, lástima que lo hiciera cuando nadie lo pudo ver.

Un verano mi madre y yo empezamos a reformar mi cocina. Con todo el calor y esperando a que el sol se fuera, nos pusimos a sacar mueble tras mueble hasta dejarla vacía.

En mitad del proceso, me enfadé con ella (ya no recuerdo porque) y me fui a pasar una noche a la playa ,(ida y vuelta) dejando la cocina tal y como estaba.

Cuando volví, mi madre había terminado la tarea sola. Había puesto el suelo nuevo, montado los muebles e incluso instalado la fontanería. Así son las madres o al menos la mía. En mi casa la llamamos Supermami; no hay tarea que se le resista y menos aún si se la hemos pedido alguna de nosotras (mi hermana o yo).

Como el pájaro, mi madre consiguió algo increíble sin que nadie la viera, pero al menos ella dejó mi cocina como huella de su proeza.

Guardar