Comprando en Mulaya

Juraría que por lo menos el 50% de mi armario se compone de ropa de Mulaya. Llevo comprando allí (no exagero) unos 8 o 9 años; cuando solo era una tienda de cosas malas a precio de ganga. He visto su evolución y su crecimiento desde el principio.

No me vale cualquier Mulaya, soy fiel al de la calle Toledo y si entro en otro me parece otra cosa.

El caso es que me pilla muy cerquita de casa, no tengo que entrar en el barullo de la zona centro y compro, casi sola en la tienda. Es cuestión de comodidad 🙂

Estas fueron mis últimas compras allí 😉