Caminar

La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar. -Eduardo Galeano-
Intento ir caminando siempre que puedo. Salgo con más tiempo y a ser posible con el móvil cargado y mis cascos a mano. Normalmente acabo agotada, pero no físicamente sino mentalmente. Para mi es el mejor deporte psíquico. Analizar, recordar, imaginar, reflexionar y por que no, reconducir pensamientos o conductas son algunos de los ejercicios que practico a diario y que tan bien me mantienen 💪🏻💪🏻💪🏻
vsco_110816.jpg
¡Hoy cuando acabe el día serán un total de 2 horas y 15 minutos caminados! Os aseguro que salgo con un estado de ánimo y vuelvo con otro (raro que no sea mejor el que traigo de vuelta a casa y ya dispuesto a ponerse las zapatillas y descansar hasta mañana)
vsco_110816-1.jpg
A veces incluso ejercito el descansar la mente. Sí, digo ejercitar el descansar y suena contradictorio pero realmente es el jercicio que más me cuesta. El ejercicio no es sino “una práctica que sirve para adquirir, o mejorar una habilidad” Pues bien, esta habilidad la tengo yo bastante vaga y a veces olvidada. ¡No pensar! ¡que difícil! No sé como se hará. Yo entonces trato de observar, solo observar. No quiere decir que no vayan a llegar pensamientos a la mente pero son diferentes y si estos se convierten en los otros, vuelvo a observar, observar y observar y convertir los otros en estos y observar… Así hasta llegar a casa y a ser posible sin tropezar 😉
vsco_111016.jpg
Nos vemos en las calles.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar