Restauración Personalizada con OCOBO

Me hace mucha ilusión enseñaros esta camarera. La rescaté de casa de mis yayos cuando mi abuela falleció, y aunque la tenía mucho cariño nunca me ha llegado a convencer del todo en mi salón.

img_3798

Llevo desde hace mucho, dandole vueltas a “el que” y “el como”sin decidirme por nada. Una noche entre copas, me puse a hablar con una colega y dió la casualidad de que se dedicaba a la restauración de muebles. Me pareció una casualidad tremenda, porque por aquellos días, el “run-run” de la camarera estaba sonando más fuerte en mi cabeza.

img_3814

No me lo pensé dos veces. Blanki tenía que ser quien restaurara mi camarera. ¡Me enseñó unos cuantos trabajos y me encantaron! Solo teníamos que encontrar un diseño que fuera con mi salón. Yo le mandaba ideas y ella me envíaba muestras; así hasta dar con un diseño personalizado, único y que por su puesto me encanta.

img_3811img_3807

img_3872

Vivimos en la generación del “Ikea” y con esos precios, normal que nos cueste “salir de allí”, pero aunque salga un poquito más caro, siempre hay cosas por las que merece la pena ahorrar y gastar un poquito más.

img_3867img_3855

Esa camarera es un recuerdo especial, un recuerdo de mis yayos al que hemos añadido una esencia mía.

img_3797

Gracias a Blanki de OCOBO

Guardar

Guardar

Guardar