La Costa Amalfitana en 3 días

Esta era uno de los viajes que más ganas tenía de hacer desde hacía tiempo. Mi tablón de “lugares” en pinterest está lleno de fotos de esta zona de Italia.

Os cuento como organizamos nuestro viaje para sacarle todo el jugo a esta zona en tan sólo 3 días.

Nosotros hemos ido en agosto, por lo que allí a las 8,30 pm ya es noche cerrada. Sin embargo a las 6 de la mañana se dejan ver los rayos de sol y a las 9 o 10 el calor es notable; razones por las cuales madrugar se convierte en la mejor opción. Además, a las 7 de la mañana la ciudad de Salerno ya cobra vida.

IMG_1310IMG_1574IMG_1583IMG_1585IMG_1595

El primer día decidimos ir a Pompeya. Abren a las 9 de la mañana y nosotros queríamos entrar los primeros. A las 8,40 estábamos allí y es algo que no os recomiendo. Todo el mundo tiene la misma idea y allí nos aglomeramos todos para hacer dos filas que terminan en una. La batalla campal que se organiza a esa hora y que media hora más tarde no existe es digna de experimentarse, pero si no tenéis ánimo para tal hazaña os recomiendo que esperéis media hora más tomando un café. Algo bueno que tiene Pompeya es que no está en mitad de la nada, tienes muchos puestos de suvenirs y restaurante donde poder hacer tiempo y refrescarte. La mejor opción no obstante es sacar las entradas online,  ya que hay una cola vacía para los internautas.

IMG_0882IMG_0916

La segunda aventura de ésta visita fue el tema de los guías.  Merece la pena hacer la visita sabiendo lo que estas viendo. Pompeya es una ciudad bastante grande y pasear sin saber puede ser aburrido. En la entrada hay varios guías intentando montar grupos. La visita suelen ser unos 120 euros por hora y media o 2 horas. Pero si el grupo se forma de 10 personas el precio se queda en 12 euros, lo cual es un precio bastante razonable. El problema es que nosotros éramos los primeros y mientras el guía cerraba el grupo le dijimos que esperábamos tomando un café tras sus indicaciones de volver en 10 minutos. Nuestra sorpresa fue que al volver nos había abandonado con el grupo ya cerrado, lo cual fue una suerte porque nos ahorramos 24 euros ya que encontramos una fantástica guía en Internet. Me puse el traje de guía oficial y lo pasamos pirata jugando a una yincana intentando seguir los pasos de Pedro. Os dejo el link porque de verdad es un trabajo impresionante y una guía súper completa. http://www.librodeviajes.es/guia-para-visitar-pompeya

IMG_0890IMG_0893IMG_0896IMG_0895

No os quiero hacer un spoiler asíque es obligatorio visitar Pompeya si vais a la costa Amalfitana.

Terminamos nuestra visita sobre las 12.30 por supuesto tuvimos que saltarnos algún paso de Pedro ya que sus notas dan para mucho más, pero teníamos una reserva en Positano para las 14.30 e íbamos bastante justos.

Positano es esa postal que tantas y tantas veces había visto y que tantas y tantas veces había soñado ver con mis ojos.

IMG_0920

Así que la reserva a un buen restaurante con vistas la hicimos desde Madrid con el Tenedor. Elegimos el sitio por los comentarios y fotos de TripAdvisor y fue la mejor decisión. La Terrazza Adamo ed Eva es un lugar acogedor con pocas mesas que te permite disfrutar del mejor servicio “Fernando number one service” y de un almuerzo paradisíaco.

IMG_0926IMG_0936IMG_0939IMG_0949IMG_0943

Nos costó abandonar el restaurante pero el calor ganó la batalla, además teníamos previsto un baño en Priano. Al día siguiente tendríamos ocasión de volver a positano y conocerlo mejor.

Un bañito con saltos desde un dique y un vinito con vistas al mar en la parte alta de Priano daban por concluido nuestro primer día.

IMG_0988IMG_0993IMG_0995IMG_1002IMG_1014

El día había sido largo y caluroso, no teníamos fuerzas ni para cenar. Al día siguiente nos esperaba otro día duro y la vuelta hasta Salerno había sido bonita pero intensa. Más adelante os hablaré de este tema.

El segundo día lo teníamos reservado para el Sentiero Degli Dei (El Sendero de los Dioses). Una ruta de 11 km por las montañas de la Costa Malfitana.

IMG_1037IMG_1041IMG_1045_copyIMG_1051

La ruta comienza en un pueblo en el interior (Bomerano) y se desciende hasta Nocelle, donde haremos una parada estratégica en el Quiosco Degli Dei, un barecito que nos ayudara a reponer fuerzas con limonada y una tosta con productos de la huerta. Será necesaria esta parada porque desde este punto comienza el descenso de 2.000 escalones hasta Positano.

IMG_0874IMG_1053

Si estáis dispuestos a hacer la ruta, contad con las agujetas para los próximos días; pero sin duda habrán merecido la pena.

Un pequeño paseo por Positano de camino al ferry que nos llevará a Amalfi y una vez allí Coca-Cola y pizza de anchoas para sobrevivir. Un vistazo por Amalfi y listos para recuperar nuestro coche en Burano.

IMG_1063IMG_1068IMG_1071IMG_1077IMG_1079IMG_1090

Desde la plaza principal hay numerosos autobuses que te llevan a distintos lugares de la costa (una de las aventuras que os recomeindo si quereis añadir adrenalina al viaje) Como os comentaba antes, el tema de la conducción por la zona es bonita pero intensa. Prepárate para creer que puedes morir en cada curva. En el autobús, además de esto, añádele la sensación de vértigo al perder de vista el quitamiedos y visualizar únicamente la caída al mar. Solo apto para valientes.

Una vez recuperado nuestro coche y con multa en mano, nos dirijimos al Fiordo di Furore. ¡Cuantas veces había visto las fotos de ese lugar! A veces pasa que cuantas más expectativas tienes de algo más decepción te llevas cuando llega. Os diré que el lugar es impresionante, al menos diferente.

IMG_1096IMG_1104IMG_1109IMG_1115

Pero hay algo que decepciona de la Costa Amalfitana y es la suciedad de sus aguas. Nadar entre colillas, bolsas de plástico y botellas no suele ser agradable y sin embargo si la normalidad en la zona, así que decidimos refrescarnos con un grifo que tenían y hacer algunas fotos. Pero por supuesto la parada, merece la pena.

IMG_1157IMG_1150IMG_1133IMG_1139IMG_1164IMG_1122IMG_1168

Una cerveza en camino en uno de los muchos lugares que cuelgan al mar y nos dirigímos a, bajo mi punto de vista, el pueblo más bello de las Costa Amalfitana: Ravello.

IMG_1183IMG_1193IMG_1194IMG_1196IMG_1203IMG_1221

El lugar, las vistas, y sus Villas con jardines son espectaculares. Puedes visitar alguna por unos 7€, pero nosotros ya llegábamos un pelín tarde para las visitas y habíamos reservado cena en una de ellas ” El Hotel Palazzo Avino” donde se puede disfrutar de unas vistas de más de 180º. Las montañas, el mar y sus campos de limoneros.

IMG_1245IMG_1246IMG_1251IMG_1257IMG_1263

Reservamos pronto para poder disfrutar de las vistas el mayor tiempo posible. El precio de esta cena es algo más elevado, pero si os lo pedéis permitir, el lugar merece la pena.

El tercer día nos tocaba Capri. La Isla soñada, la isla del glamour, de los famosos y de Dolce&Gabanna. El ferry lo reservamos desde Sorrento, asi matábamos dos pájaros de un tiro. El día estaba reservado para la Isla y la tarde noche para la ciudad elevada de Sorrento.

El viaje en Ferry fue una nueva anécdota para engordar la lista de aventuras de este viaje. El mar estaba bastante movidito, incluso repartieron bolsas para el mareo. Yo recé todo lo que pude y supe ¡y debió dar resultado porque llegamos sanos y salvos! Pero la verdad es que la excursión en barquito por Capri se había eliminado automáticamente de mi lista. De todas formas no nos hubiera dado tiempo a ello. Si decidís ir a Capri os recomiendo pasar todo el día allí, pues entre autobuses, funicular, paseos, Capri, Anacapri, Vía Krupp, Arco Naturale, Jardines, barcos y colas, el tiempo pasa volando.

IMG_1359IMG_1361IMG_1365IMG_1368IMG_1376IMG_1394IMG_1401IMG_1402IMG_1436IMG_1468IMG_1442IMG_1455IMG_1469

Menos mal que el mar de vuelta estaba más tranquilo. Un paseo por “El callejón Diagon” de Sorrento y sus muchas tiendas, un vino en la Marina Grande al atardecer con las mejores vistas al Vesuvio que puedas encontrar en la zona Amalfitana y una romántica cena por alguno de los restaurantes de la Via Comunale.

IMG_1477IMG_1479IMG_1482IMG_1485IMG_1487IMG_1493IMG_1496IMG_1525IMG_1528IMG_1529IMG_1545IMG_1549IMG_1550IMG_1554IMG_1559IMG_1560IMG_1565

Nosotros dormíamos todas las noches en Salerno, así que los desayunos y la vuelta a casa cada noche nos permitieron conocer otra fantástica ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Guardar